La Hidrosadenitis Supurativa en las Mujeres

Debido a que la HS es una enfermedad que afecta mayoritariamente a las mujeres, hemos decidido crear esta página específica.

La investigación de esta patología, como muchas otras enfermedades, ha adolecido y lo sigue haciendo, de un sesgo de género, no existiendo mucha información acerca de la condición diferencial de las mujeres. Por ejemplo, no existen apenas datos desagregados por género en relación a tratamientos específicos para las mujeres, salvo en lo relativo a la HS causada por factores endocrinos-  o la incidencia de los aspectos psicosociales de la patología: imagen corporal, ansiedad, depresión, afectación social, etc.

Por ello, esta página incluye información casi exclusivamente dedicada a la salud sexual y reproductiva de las mujeres.

LA HIDROSADENITIS SUPURATIVA EN LAS MUJERES

La HS es significativamente más frecuente en mujeres que en varones, con una relación de casi 3:1 en la mayoría de los estudios. La HS afecta de manera desproporcionada a las mujeres en edad fértil y, a menudo, conduce a deterioros en la calidad de vida.

Las mujeres con HS enfrentan desafíos únicos relacionados con la menstruación, el embarazo y la lactancia que requieren estrategias adicionales para optimizar el manejo de la HS.

 

Menstruación, embarazo y parto

A través de un estudio a 279 mujeres, se concluyó que la menstruación provocó un empeoramiento de los síntomas de HS en el 76,7%. Durante el embarazo, la distribución entre el empeoramiento de los síntomas (34,8%), la ausencia de cambio (28,7%) y la mejora (36,6%) fue relativamente uniforme. Después de la menopausia, las participantes generalmente informaron un empeoramiento (39,5%) o ningún cambio (44,2%) en los síntomas de HS[1].

La menstruación[2]

Las mujeres a menudo notan una exacerbación de la HS premenstrual, y hasta el 43% de las mujeres informan un empeoramiento de la enfermedad alrededor de la menstruación. La disminución premenstrual de los niveles de progesterona puede ser un factor contribuyente.

  • Por tanto, las pacientes que no desean quedar embarazadas pueden utilizar píldoras anticonceptivas orales que contienen estrógenos y progesterona antiandrogénica.
  • Se puede agregar espironolactona por sus propiedades antiandrogénicas.
  • Los tampones pueden minimizar la incomodidad y la fricción con las lesiones de la ingle durante la menstruación

Embarazo y parto

Aunque una minoría de pacientes (20%) reporta remisión de síntomas durante el embarazo, la gran mayoría no experimenta alivio (72%) y pocas experimentan deterioro clínico (8%). También se observan brotes de enfermedad después del parto. Actualmente se desconoce la base fisiopatológica de las fluctuaciones del estado clínico asociadas al embarazo. Dado que la mayoría de las mujeres con HS requieren un tratamiento continuo durante el embarazo, es importante evaluar la idoneidad y seguridad de las opciones de tratamiento actuales para las mujeres embarazadas.[3]

En general, estas son las recomendaciones:

  • Se puede considerar el uso continuo de biológicos durante el embarazo para evitar el agravamiento de la enfermedad y prevenir la inflamación. Los fármacos anti-TNF (infliximab, etanercept y adalimumab)[4] generalmente se consideran seguros y tienen la mayor cantidad de datos relacionados con el embarazo para la primera mitad del embarazo. Se pueden hacer recomendaciones para un uso a más largo plazo dependiendo de la gravedad de la HS. Se debe aconsejar a las pacientes en tratamiento biológico durante el embarazo que eviten la administración de vacunas vivas a sus bebés en los primeros 6 meses de vida debido a un mayor riesgo de infección.
  • Si se desarrolla diabetes gestacional, habrá que evaluar la necesidad de insulina.
  • Se ha encontrado que las pacientes con HS tienen una mayor incidencia de anemia, y el embarazo también se asocia con anemia. Por lo tanto, las pacientes embarazadas con HS deben ser monitoreadas para detectar anemia porque éste es un factor de riesgo para el bajo peso al nacer y el parto prematuro.
  • Las pacientes también deben recibir asesoramiento sobre el aumento de peso adecuado durante el embarazo. El aumento de peso contribuye aún más a la evolución de la HS a través del aumento del estrés mecánico en las áreas intertriginosas o áreas en las que existe un roce.
  • También se pueden probar opciones de tratamiento alternativas, como 90 mg / día de zinc por vía oral, para suprimir los brotes de HS durante el embarazo debido a sus propiedades antiinflamatorias y su perfil de seguridad favorable.
  • En mujeres con lesiones vulvares de HS activas, hay que hablar con obstetricia-ginecología sobre el parto con el objetivo de reducir el riesgo de exacerbación de HS. Puede que una cesárea sea más apropiada para mujeres con enfermedad vulvar severa.
  • Por otro lado, algunas mujeres que requieren un parto por cesárea pueden tener HS grave o secundariamente infectada en la parte inferior del abdomen. En este caso, habría que considerar la posibilidad de cambiar la incisión quirúrgica para evitar el área de HS activa.

Lactancia materna

  • Se considera las lesiones inframamarias no afectan a la capacidad del bebé para mamar y alimentarse.
  • El tratamiento temprano de las lesiones mamarias, antes del parto, facilita la lactancia.
  • La lactancia se considera segura, aunque se esté tomando tratamiento biológico, debido a las cantidades mínimas que pasan a la leche materna.

Depresión y ansiedad[5]

La Hidradenitis supurativa (HS) que conduce a desfiguración y erupciones dolorosas se puede asociar a un deterioro de la calidad de vida, trastornos psiquiátricos y angustia sexual. Este deterioro de la imagen corporal se ha relacionado con la depresión y la ansiedad.[6]

Se sabe que un alto porcentaje de pacientes con hidradenitis supurativa reconoce que su vida diaria está afectada por la enfermedad. La prevalencia de depresión en pacientes con hidradenitis supurativa es mayor que en personas sin esta enfermedad (26,5% vs 6.6%) y también que recurren a una mayor ingesta de medicación antidepresiva.

  • Estos resultados sugieren que los pacientes con hidradenitis supurativa requieren ser evaluados de manera más intensiva para depresión, ansiedad e ideas suicidas. Los síntomas de estos trastornos pueden reflejar la gravedad de la hidradenitis y deberían incluirse en las decisiones terapéuticas y vigilancia de esta enfermedad.

Hábitos y estilo de vida[7]

A continuación, se incluyen algunas recomendaciones prácticas:

Sobrepeso

La obesidad es una comorbilidad importante de la HS y juega un papel importante en el desarrollo de las lesiones pues probablemente predispone a un estado inflamatorio sistémico, la fricción mecánica en pliegues de la piel exacerba la patología y un ambiente húmedo favorece el crecimiento microbiano de la piel.

  • Llevar un diario que favorezca la identificación de posibles desencadenantes.
  • Implementar un plan de pérdida de peso mediante la modificación de la dieta y la realización de ejercicio.
  • Se debe considerar la derivación temprana a la evaluación de cirugía bariátrica en pacientes con obesidad mórbida con HS, si corresponde.

Dieta

No se ha demostrado que ninguna dieta específica cure la hidrosadenitis supurativa, y se necesita más investigación sobre la manera en que las elecciones de alimentos afectan la enfermedad.  Sin embargo, cierta evidencia limitada sugiere que tomar las siguientes medidas podría ayudar:

  • Eliminar el consumo de productos lácteos. La leche, el queso y otros productos lácteos pueden aumentar los niveles de insulina. Esto provoca la superproducción de hormonas llamadas andrógenos, que cumplen una función en la HS.
  • Consumir menos azúcar. Limitar la cantidad de alimentos con azúcares y jarabes agregados, tales como gaseosas, cereales y caramelos, podría reducir los niveles de insulina y aliviar los síntomas.
  • Evitar alimentos que contengan levadura de cerveza. La levadura de cerveza es un ingrediente utilizado en alimentos como el pan, la masa de pizza y los pasteles. Evitar productos con levadura de cerveza podría ayudar a acelerar la cicatrización de las lesiones de la piel.
  • Seguir una dieta de estilo mediterráneo rica en antioxidantes y polifenoles disminuye la gravedad de la HS a través de efectos antiinflamatorios.
  • Consultar con el médico en relación a suplementos de calcio y vitamina D.

Llevar un diario puede permitir a las pacientes identificar posibles desencadenantes alimentarios de la actividad de la enfermedad.

Ejercicio

  • Realizar ejercicio de baja intensidad y bajo impacto para minimizar el sobrecalentamiento y la transpiración excesiva como Pilates, yoga y natación.
  • Realizar ejercicios con mínima fricción en áreas de lesiones de HS activas. Por ejemplo, las mujeres con lesiones en la ingle, pueden realizar ejercicios enfocados en la parte superior del cuerpo.
  • Usar ropa holgada y aplicar una crema protectora o un polvo absorbente de sudor antes de hacer ejercicio que pueda disminuir la fricción de la piel.
  • Si no es posible la realización de ejercicio, se pueden realizar actividades como subir escaleras, jugar al aire libre con los niños y caminar en lugar de conducir, etc.

Ropa

La fricción de la ropa ajustada puede estimular la hiperplasia epidérmica y el engrosamiento podría exacerbar la HS.

  • Usar ropa holgada y transpirable con fibras 100% algodón, rayón derivado de celulosa o fibras de bambú, que son suaves y absorbentes.
  • Los sujetadores deportivos, sujetadores sin aros y camisetas con sujetadores integrados pueden ayudar a descargar la presión y la fricción de las áreas inframamarias.
  • Los pantalones cortos, mallas de media pierna y ropa interior de corte alto pueden disminuir la fricción.

Cuidado de heridas y apósitos

El cuidado de las heridas ayuda a controlar el drenaje y las manchas de la ropa.

  • Si se necesita utilizar gasas y/o esparadrapo es mejor que sea hipo alergénico y, si es posible, se recomienda pegarlo en la ropa en lugar de hacerlo directamente sobre la piel. Si no se puede, y para evitar que los apósitos absorbentes se peguen a la herida, es posible aplicar vaselina directamente o apósitos con malla de vaselina o silicona.
  • Debe evitarse la cinta adhesiva y, en su lugar, se pueden utilizar vendajes elásticos adecuados no compresivos (sujeción tubular o de tipo malla) para sujetar el material absorbente en la zona afectada.
  • El uso de almohadas (que pueden ser ortopédicas) puede hacer más cómodo el estar sentado. Hay que recordar poner una funda o una toalla para que sea fácilmente lavable en caso de accidentes.
  • En el caso de las axilas, puede ayudar usar una pequeña almohada o una toalla enrollada, que evita la fricción y la presión. También probar a poner el brazo en cabestrillo.
  • Una tela absorbente y transpirable, se puede cortar a medida para adaptarla a las regiones inframamaria, axilar e inguinal.
  • Se puede usar aire frío de un secador para secar suavemente los pliegues de la piel después del baño.
  • Si se tienen lesiones que drenan la vulva, la zona perineal o los glúteos inferiores, se pueden usar pañales para adultos o toallas higiénicas blandas.
  • Los pantalones cortos de ciclista son útiles para sujetar los vendajes de la ingle.
  • En épocas de drenaje intenso, las pacientes también pueden usar braguitas desechables post parto por ser de tejido transpirable.

Higiene

  • Evitar los desodorantes con componentes alcohólicos o los antitranspirantes. La piedra de alumbre puede ser una alternativa.
  • Los lavados antisépticos tópicos como la clorhexidina al 4% pueden ser útiles para HS. La clorhexidina se puede usar para ducharse, comenzando con una vez por semana y aumentando hasta una vez al día según lo tolerado. Además, algunos pacientes encuentran que los emolientes que contienen cloruro de Benzalconio, un agente antimicrobiano, son útiles.

Afeitado y depilación

  • En general, se aconseja que se evite el afeitado de la axila y/o la región púbica cuando existan lesiones activas para evitar el empeoramiento de las mismas.
  • La depilación mediante láser de luz pulsada o mediante láser Alejandrita, para eliminar el folículo piloso de las zonas más problemáticas, puede mejorar las lesiones de HS y ayudar a prevenir las futuras.

Tabaco

El tabaquismo se correlaciona con la gravedad de la enfermedad. Se ha demostrado que la exposición al tabaco disminuye la actividad de la vía de señalización transmembrana Notch que puede estar involucrada en la patogénesis de la HS.

La nicotina tiene un efecto favorecedor de la inflamación y la oclusión folicular que facilita la activación de la enfermedad y, una vez establecida, provoca la repetición de brotes de lesiones y el aumento de su severidad.

 

Afrontamiento y apoyo

Es posible que uno de los mayores desafíos de vivir con hidrosadenitis supurativa sea sobrellevar el dolor y la vergüenza. Las llagas dolorosas pueden afectar el sueño, la movilidad o la vida sexual. Si sale pus de las llagas, pueden oler mal, a pesar de la buena higiene y los autocuidados. Podrías sentir ansiedad y aislarte, acomplejarte o deprimirte.

  • Intenta buscar apoyo entre tus familiares y amigos.
  • También es posible que encuentres consuelo en otras personas con hidrosadenitis supurativa que pueden reconfortarte y proporcionarte empatía y comprensión. En la Asociación contamos con el grupo de Facebook ASENDHI y también puedes llamarnos al 910259162 o escribirnos: asendhi@asendhi.org
  • Pídele al médico que te derive a un profesional de salud mental o que te dé información sobre algún grupo de apoyo.

Esta página ha sido realizada por Teresa Tejero Amoedo, directora gerente de la Asociación de Enfermos de Hidrosadenitis- ASENDHI, agente de salud MIAS 2020, en el marco del Programa MIAS Edición 2020, de la Fundación de Educación para la Salud (FUNDADEPS).

REFERENCIAS

[1] Menses, pregnancy, delivery, and menopause in hidradenitis suppurativa: A patient survey.
https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352647520301143

[2] Special considerations for women with hidradenitis suppurativa. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7105653/

[3] Management of hidradenitis suppurativa in pregnancy. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28040373/

[4] El factor de necrosis tumoral (TNF) alfa cumple un papel fundamental en los procesos inflamatorios y en la respuesta del sistema inmunitario. Así pues, su bloqueo con los llamados fármacos anti-TNF (infliximab, etanercept y adalimumab) se ha convertido en un arma fundamental en el control de diversas enfermedades. https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-clinica-2-articulo-uso-farmacos-antagonistas-del-factor-13126958#:~:text=As%C3%AD%20pues%2C%20su%20bloqueo%20con,inflamatoria%20intestinal%20y%20la%20psoriasis

[5] Association between hidradenitis suppurativa, depression, anxiety, and suicidality: A systematic review and meta-analysis. J Am Acad Dermatol 2020 Sep; 83(3):737-744. doi: 10.1016/j.jaad.2019.11.068. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31862404/#:~:text=HS%20was%20associated%20with%20higher,depression%2C%20anxiety%2C%20and%20suicidality.

[6] Association of Hidradenitis Suppurativa With Body Image. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29466546/

[7] Special considerations for women with hidradenitis suppurativa. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352647520300174